Carmela Garipoli

 

Supongo que no debo ser la única a quien sorprende la expresión “pollos beneficiados” para el pollo muerto y cortado en trozos listo para comer. Uno no puede dejar de preguntarse ¿cuál será el beneficio para el pollo? Porque, que yo sepa, en el cuento el más beneficiado es el dueño de la pollera, no el pollo. Con la preguntica de la enmienda me pasa lo mismo que con el pollo beneficiado por aquello de la “ampliación” de los derechos políticos del pueblo. Porque resulta que a quien se le amplían los derechos no es al pueblo; los únicos derechos que se ven verdaderamente ampliados son los del Mismísimo y su camarilla. La analogía es inevitable; el pueblo es el pollo y el dueño de la pollera todos sabemos quien es. No nos dejemos enredar por eufemismos que al pollo lo siguen llamando beneficiado cuando está muerto porque el pollo no piensa, nosotros sí. No es No.

Otra de esas confusiones que me llaman la atención se encuentra en el campo de la oposición, y el gobierno se ha servido de ella para decir que la oposición miente cuando habla de reelección indefinida. Y yo creo que, efectivamente, no se debe llamar “indefinida” a la reelección que nos propone Hugo. ¿Quién dijo que lo que este señor anda proponiendo es indefinido? Noooo, para nada, su propuesta está muy bien definida y no es otra cosa que poder quedarse mandando hasta que el cuerpo aguante. No hay nada de indefinido en su planteamiento ni en su actitud. Todo está clarito, siempre lo ha estado. La aniquilación de nuestras instituciones, la creación de un Estado paralelo, la siembra del odio, el señalamiento permanente a un enemigo externo en complot con uno interno, la militarización de la sociedad, la creación de una casta dependiente por entero del máximo jefe y su bondad, el alargamiento de los límites de lo aceptable en política, la uniformización del pensamiento y la fusión Chavez-Pueblo-Estado-Gobierno-PSUV muestran un plan muy bien definido. Una vez cumplidos los pasos anteriores, si logra que le aprobemos la enmiendita, contará con tooodos los recursos del Estado para quedarse en el poder a punta de la sabia combinación entre miedo y dádivas. No sigamos hablando de reelección indefinida; es reelección definida y se llama dictadura. No es No.